Dejamos el Delta del Okavango atrás para dirigirnos al Parque Nacional Chobe. Este parque está rodeado por el famoso río Chobe, que protege el parque del desierto del Kalahari proporcionándole suficiente agua para que allí se concentre vida. 

La parte más accesible del parque se llama Chobe Riverfont y allí es donde se puede encontrar la mayor concentración de animales (sobre todo elefantes).

Si queréis más información sobre el parque podéis encontrarla en la web del PARQUE NACIONAL CHOBE

El viaje en avioneta desde Moremi hasta Chobe duró una hora y media y para mí fue bastante duro. Normalmente me tomo una biodramina antes de subir a la avioneta pero esta vez una no fue suficiente y tuve que tomarme dos, aunque no me hizo mucho efecto. Lo pasé mal y se me hizo eterno.

Pero llegamos por fin y en menos de quince minutos ya estábamos en el Chobe Safari Lodge, el lugar donde nos alojaríamos los próximos dos días. Aquí también funcionaban las actividades igual que en los otros dos alojamientos que tuvimos en el Delta del Okavango, dos actividades que elegíamos nosotros por día entre safari 4×4 de mañana o tarde y paseo en barco.

Nosotros empezamos haciendo un paseo en lancha por la tarde por el río Chobe, el segundo día hicimos 4X4 por la mañana y por la tarde y el último día hicimos otro paseo en lancha. Tanto el 4×4 como el paseo en lancha los reservamos privados porque era nuestra luna de miel y queríamos estar tranquilos.

Sino lo hacéis privados los barcos que os llevan por el río son de dos plantas y bastante grandes, para muchas personas.

TARDE DE PASEO EN LANCHA POR EL RÍO CHOBE

Después de dejar las cosas en la habitación, comer y descansar un poco, nos dirigimos a la zona de la piscina del hotel para empezar la actividad de la tarde. En este caso empezaban a las tres y justo ahí tenían un pequeño muelle donde estaban los barcos del Lodge.

Subimos a la lancha y empezamos el recorrido por el río Chobe. Fue un recorrido muy bonito, uno de los mejores del viaje. Vimos cocodrilos enormes muy cerca, había infinidad de elefantes en medio del río comiendo y bañándose. También vimos impalas, babuinos, hipopótamos y búfalos.

El paisaje era una maravilla y como no, el recorrido acabó con la puesta de sol. África no deja de sorprenderme con sus espectaculares puestas de sol, cada día una diferente.

Nos quedamos con ganas de ver leones y por supuesto el leopardo pero sabíamos que desde la lancha sería muy difícil así que teníamos bastante fe en el día siguiente.

DÍA DE SAFARI POR EL PARQUE CHOBE

¡Madrugón! Nos levantamos a las cinco de la mañana para estar listos para el safari  que empezaba a las seis. Salimos de la recepción del Lodge a las seis menos cuarto y a las seis estábamos entrando en el parque.

Hacía mucho frío y no se vía nada… De hecho hasta que no acabó de amanecer no pudimos grabar ni hacer fotos… Solo pensábamos en ese momento que no queríamos que apareciese ningún león ni ningún leopardo para no tener que sacar las manos de debajo de la manta y porque tampoco íbamos a poder grabarlo.

Hasta las siete no pudimos empezar a hacer fotos y la verdad es que fue un primer safari en 4X4 bastante decepcionante. El conductor no se lo curraba mucho que digamos o quizás es que no tuvo mucha suerte.

Vimos tres leones cuando quedaba media hora para volver al Lodge y estaban todos rodeados de coches así que tampoco los pudimos ver muy bien y él tampoco es que intentara buscar un mejor lugar.

Aparte de esto vimos elefantes, alguna que otra jirafa a lo lejos e impalas. Volvimos al Lodge sobre las nueve para desayunar y después tuvimos el día libre hasta las tres que era el siguiente safari.

La verdad es que no acabamos de entender porque hacían el safari tan pronto cuando no se ve nada y hace tanto frío y después vuelven a las nueve al Lodge pudiéndolo alargar un poco más. Se hace muy corto y las probabilidades de ver a según qué animales así son menores.

Por la tarde volvimos a repetir el safari pero con un guía diferente.

Aunque la experiencia fue mucho mejor que con el anterior porque estaba mucho más involucrado, tampoco vimos ni al leopardo ni al león. Vimos muchísimos más elefantes que las otras veces, eso sí, y también más jirafas. De hecho vimos un momento muy bueno, dos machos peleándose. Es increíble con la fuerza que se dan.

Ya nos empezamos a hacer la idea de que nos íbamos a ir de Botswana sin ver al leopardo y que tendríamos que probar suerte en nuestro próximo viaje a África. La  naturaleza es así de caprichosa, no?

ÚLTIMO DÍA: HACEMOS PASEO EN LANCHA Y NOS LLEVAMOS LA GRAN SORPRESA

Última mañana en Chobe. A las diez teníamos un transfer que nos llevaría hasta la frontera para después continuar hacía las cataratas Victoria. Pero antes teníamos que hacer el último safari en lancha, aunque este sería mucho más corto que el anterior porque a las nueve teníamos que estar de vuelta en el Lodge para recoger nuestras cosas, desayunar e irnos.

Salimos a recorrer el río a las siete pero obviamente que con el frío que hacía no iban a ver animales como vimos la primera vez así que nos lo tomamos con calma y decidimos relajarnos y disfrutar del paseo.

A la hora y media empezamos a dar la vuelta para volver al Lodge y como el sol ya empezaba a calentar, los animales se empezaron a acercar al agua.

No habíamos visto más que un par de búfalos durante todo el viaje y de repente nos encontramos a una concentración entera en la orilla del río incluso con crías. También vimos infinidad de babuinos e impalas.

Quedaban quince minutos para llegar al Lodge y de repente vemos un coche buscando demasiado entre unos arbustos. Como habíamos pasado varias veces por ahí, nos sonaba que esa zona era la del leopardo y se lo preguntamos al guía de la lancha.

Le pedimos que se acercara para ver qué era lo que estaban buscando y el guía del coche nos lo confirmó. Le había parecido ver al leopardo entre los arbustos aunque ahora no lo localizaba.

Nuestro guía nos preguntó si queríamos probar suerte e intentar buscarlo un poco antes de volver y por supuesto le dijimos que sí. Siempre que habíamos decidido esperar en otros  viajes lo habíamos podido ver así que esta vez no tenía por qué ser diferente.

Esperamos y valió la pena. Lo vimos por fin desde el barco. Estábamos super emocionados. Es un animal increíble, precioso, súper elegante.  Lo seguimos un rato hasta que se adentró en el parque y no pudimos verlo más pero nos fue suficiente. Pudimos grabarlo y verlo y con eso nos fuimos contentos.

Eso sí, llegamos a las diez menos cuarto al Lodge y tuvimos que desayunas volando y preparar las maletas en cinco minutos pero teníamos la adrenalina por las nubes de la emoción y con uno de los principales objetivos del viaje cumplido: ver el leopardo.

TAMBIÉN PODÉIS ENCONTRAR EN EL  BLOG:

ALOJAMIENTOS BOTSWANA Y CATARATAS VICTORIA 

ALOJAMIENTO EN SEYCHELLES (Próximamente)

QUÉ LLEVO EN LA MALETA PARA UN SAFARI EN BOTSWANA 

INFOGRAFÍA DE BOTSWANA Y SEYCHELLES 

LISTA DE REPRODUCCIÓN DE VÍDEOS DE BOTSWANA

MAPA DE GOOGLE CON PUNTOS DE INTERÉS:

NECESITAS UN SEGURO DE VIAJE? AQUÍ TE DEJO UN DESCUENTO DE UN 10% CON INTERMUNDIAL:

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: